Mujeres en Irán lideran las protestas contra el gobierno de su país tras la muerte de Mahsa Amini

Escrito por el 27 de septiembre de 2022

En las últimas horas se han intensificado las manifestaciones de protesta en Irán, para defender su derecho a la libertad, equidad de género y la vida.

Por Hanna Lustig vía Glamour

Si no estás prestando atención a las protestas lideradas por mujeres en Irán que han estado teniendo lugar en los últimos días, que esta sea tu señal para empezar. La semana pasada, la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, bajo custodia policial, provocó una oleada de manifestaciones en todo el país. Detenida por la policía de la moral iraní por llevar un ‘hiyab inapropiado’, Amini pasó tres días en coma antes de ser declarada muerta (por lo que la policía califica como un ‘ataque al corazón’). Sin embargo, testigos presenciales afirman haber visto a los agentes golpear a Mahsaen un furgón policial tras su detención, y una fuente del hospital ha declarado a Irán Internacional que ella llegó al centro habiendo perdido ya el conocimiento tras recibir múltiples golpes en la cabeza. La causa de su muerte, según esta fuente anónima, fue un traumatismo cerebral.

La muerte de Amini no es un incidente aislado, ni mucho menos. Es la última atrocidad que surge de una crisis de impunidad que se refuerza con la violencia patrocinada por el Estado. Y cada día el número de muertos sigue aumentando mientras el régimen autoritario de Irán (del que puedes leer más en libros feministas como Persépolis) intenta someter las protestas. Pero la importancia crítica de estas manifestaciones no puede entenderse en el vacío. Por el contrario, representan el siguiente capítulo de una lucha de décadas por la libertad y el que se considera ya mayor desafío a la República Islámica de Irán que hemos visto en años, en palabras de la subdirectora Jasmin Ramsey, del Centro de Derechos Humanos de Irán.

Para responder a sus preguntas sobre lo que está ocurriendo y lo que puede ocurrir a continuación, Glamour ha pedido a Ramsey y al Dr. Assal Rad, director de investigación del Consejo Nacional Iraní Americano, que nos den su opinión.

Las manifestaciones se han extendido al menos a 80 ciudades. ¿Qué pretenden los manifestantes?

Dr. Assal Rad, director de investigación del National Iranian American Council: En cierto modo, estas manifestaciones son una reacción directa al despiadado asesinato de Mahsa Amini y al hecho de que, en primer lugar, nunca debería haber sido detenida por su hijab, razón por la cual las mujeres han estado en primera línea y la cuestión del hijab obligatorioha ocupado el centro del escenario. En este sentido, las manifestantes reclaman libertad y, en concreto, la libertad de las mujeres para elegir su propia vestimenta.

Pero no todos los que se manifiestan tienen necesariamente los mismos objetivos. En última instancia, estas manifestaciones deben entenderse como parte de una lucha iraní de un siglo por la libertad y la democracia, que se remonta a la Revolución Constitucional de 1905 y que continúa en la actualidad, ya que los iraníes continúan con la simple demanda de tener un gobierno que represente sus necesidades y deseos.

¿Por qué las mujeres de Irán deciden cortarse el pelo y quemar sus hijabs en actos simbólicos y de desafío?

Rad: En el centro de las leyes sobre el hiyab y otras restricciones a las mujeres iraníes y a la sociedad en general está la cuestión del control. El control de los cuerpos de las mujeres es un aspecto fundamental del patriarcado; al cortarse el pelo y quemar sus hijabs, las mujeres iraníesestán recuperando ese control sobre sus propios cuerpos y atuendos. Al mismo tiempo, estos actos de desafío son simbólicos porque van más allá de la cuestión del hiyab obligatorio. Lo que estas protestas demuestran es un profundo agravio con el sistema en su conjunto, que reprime a su pueblo, está viciado por la corrupción y no satisface las necesidades esenciales de la población de Irán.

Las autoridades iraníes intentan detener estas manifestaciones a toda costa. ¿Cuáles son las tácticas que han desplegado hasta ahora?

Jasmin Ramsey, subdirectora del Centro de Derechos Humanos de Irán:La ONU ha condenado el uso de ‘fuerza letal’ por parte de las autoridades iraníes. Los videos muestran a las fuerzas de seguridad del Estado fuertemente armadas con pistolas y porras enfrentándose a los manifestantes y utilizando pistolas de gas lacrimógeno, así como camiones blindados con cañones de agua para reprimir las protestas. Debido a que el gobierno ha cerrado, ralentizado o cortado el acceso a Internet y al teléfono en varias partes del país, la información sobre las víctimas mortales, los heridos y las detenciones arbitrarias sólo se ha ido filtrando. Hasta el momento, han muerto al menos decenas de personas y se han producido innumerables detenciones. En el Centro de Derechos Humanos de Irán esperamos que estas cifras aumenten significativamente, basándonos en el número de muertos de protestas anteriores y en el número de fuerzas de seguridad del Estado armadas estacionadas en las calles de todo Irán.

Como mujer iraní-estadounidense, ¿qué ha supuesto para ti ser testigo de este movimiento liderado por mujeres?

Ramsey: Mi madre ayudó a organizar una de las primeras grandes protestas contra el hiyab obligatorio en Teherán después de que se impusiera tras la revolución. Estoy asombrada por todas las mujeres de Irán y de todo el mundo que han desafiado la detención y la muerte simplemente para mostrar su cabello en público o protestar por la justicia y los derechos básicos como lo hacen hoy. También estoy profundamente preocupada por las manifestantes. Ya podemos ver que ese ambiente inicial, poco frecuente, de intrépida sed de cambio –con mujeres que se quitan el hiyab, se cortan el pelo, incluso bailan en público, así como hombres y mujeres que se ponen al lado para exigir justicia y libertades– está siendo seriamente cuestionado por toda esa fuerza violenta que se está desplegando para aplastar las protestas.

¿Qué falta en el discurso?

Rad: Lo que creo que suele faltar en el discurso es la comprensión de la complejidad de la política y la sociedad iraníes. No hay duda de que las autoridades iraníes son responsables de un sistema que permite este tipo de violencia y represión sin rendir cuentas. Pero la situación de los iraníes de a pie ha empeorado en los últimos años en todo el espectro.

En cuanto a los agravios específicos que impulsan este movimiento, está el hecho de que las autoridades iraníes han redoblado las medidas represivas y las restricciones cuando los iraníes llevan décadas pidiendo reformas; la corrupción generalizada dentro del sistema que las sucesivas administraciones no han abordado; y la creciente represión de cualquier forma de disidencia. Estos problemas se ven agravados por el hecho de que los iraníes han sufrido económicamente bajo una economía en dificultades que ha sido devastada por las sanciones y la pandemia del COVID-19 y agravada por la corrupción y la mala gestión.

Los defensores de la diplomacia han argumentado durante años que estas políticas perjudicarían a los iraníes de a pie y darían más poder a las peores y más abusivas fuerzas del país. En gran parte, esto se ha cumplido.

¿Cuál es el contexto en el que se producen estas protestas?

Ramsey: Estas manifestaciones forman parte de los últimos seis años del movimiento de protesta de Irán, que se centra en el cambio social y político. Hemos visto a miembros de todas las facetas de la sociedad —desde estudiantes universitarios, hasta jubilados, pasando por profesores, trabajadores y madres cuyos hijos fueron asesinados como consecuencia de la represión estatal— arriesgándolo todo para exigir justicia y cambio. Poco antes de estas protestas, varios miembros destacados de la sociedad civil fueron acorralados y detenidos o encarcelados en una importante campaña de represión que también ha tenido como objetivo a las minorías religiosas. Esto se suma a todos los presos políticos que hay hoy en día en las cárceles de Irán y de los que rara vez se oye hablar fuera del país. Para entender la rabia que estamos presenciando hoy en las calles de Irán, tenemos que observar el contexto en el que se produce. Mucha gente se siente defraudada por un gobierno que se centra únicamente en su propia supervivencia, sin importar el coste para la nación. Parece que lo arriesgan todo para desahogar su rabia y pedir justicia y cambio.

¿Cuáles son sus mayores esperanzas y temores, en cuanto a lo que podría suceder?

Rad: No me gusta hacer predicciones porque estos momentos de agitación histórica son, por naturaleza, imprevisibles. Pero si observamos los precedentes en la región en las últimas décadas, mi mayor temor es una situación que desencadene una guerra civil o una guerra con potencias externas, como hemos visto que algunos halcones en Estados Unidos han impulsado durante muchos años. Lo que más espero es que las autoridades iraníes pongan fin a la violencia contra los manifestantes, que atiendan a los llamamientos del pueblo iraní y que hagan rendir cuentas a los asesinos de Amini por sus graves abusos.

¿Cómo podemos apoyar a los manifestantes?

Rad: Por supuesto, mostrar nuestro apoyo a través de las vigilias, la concienciación en las redes sociales y ayudar a difundir los mensajes que llegan desde el interior de Irán son importantes y pueden motivar a los iraníes para que sepan que el mundo está con ellos. En Estados Unidos, podemos tomar medidas para asegurarnos de que las sanciones no impiden inadvertidamente el acceso a Internet de los iraníes, ya que las autoridades iraníes intentan aislarlos del mundo. Como ha señalado Noam Chomsky, es mucho más fácil exigirnos responsabilidades a nosotros mismos que a otros países, pero para avanzar en la causa de los derechos humanos y la rendición de cuentas en Irán, también debemos ser coherentes en la forma de hablar y aplicar las normas de derecho.

Irán debe rendir cuentas por sus graves abusos contra los derechos humanos, pero la rendición de cuentas sólo funciona cuando se aplica por igual en todos los ámbitos. En Estados Unidos hay una tendencia a politizar las cuestiones de derechos humanos. No podemos actuar con impunidad y dejar que nuestros amigos hagan lo mismo y esperar tener un sistema legítimo de rendición de cuentas. Nada de esto pretende aligerar la responsabilidad de los funcionarios iraníes; no cabe duda de que son totalmente responsables de sus propias acciones reprobables. El hecho de que otros cometan abusos contra los derechos no anula en modo alguno esa responsabilidad; simplemente aumenta la carga de la comunidad internacional para encontrar formas de garantizar la existencia de esa rendición de cuentas. El modo de abordar el injusto sistema de impunidad dentro de Irán lo determinará, en última instancia, el propio pueblo iraní y la forma en que navegue por el futuro de su país. Más que nadie, son las voces del interior de Irán las que debemos escuchar y prestar atención.

De los vídeos, imágenes e historias que han surgido desde Irán hasta ahora, ¿cuáles son los que más le han impactado?

Ramsey: Ha habido muchos. Uno de una chica joven, en silla de ruedas, liderando una protesta sin su pañuelo en la cabeza, y otro que muestra una protesta nocturna, con una abuela caminando a la vista de la cámara y quitándose el pañuelo en un acto de silencioso pero poderoso desafío pacífico. También la escena de un funeral en la ciudad de Kermanshah a principios de esta semana por una mujer que fue disparada en las protestas. Los asistentes corean: ‘¡Mujer, vida, libertad!’. El espíritu y la resistencia del pueblo iraní frente a tanta injusticia es impresionante.

Etiquetado como:

Canción actual

Título

Artista

A %d blogueros les gusta esto: