Naila House, la casa modular de madera de palmera en la costa Mexicana

Artículos

Vía EcoInventos

La casa se asienta en una punta rocosa, como un faro hacia el mar, con dos frentes hacia la costa del Pacífico. El patio en forma de cruz tiene cuatro volúmenes de siete metros de altura, con un techo inclinado que enmarca las vistas al mar.

El proceso conceptual partió de la idea de definir dos ejes compositivos, creando un patio en forma de cruz que articula los 4 volúmenes del proyecto.

Estos volúmenes fueron claves para lograr una adecuada integración entre la arquitectura y su entorno. Los diferentes ángulos en planta y sección que configuran los volúmenes fueron diseñados con el propósito de permitir al usuario tener vistas al océano desde cualquier habitación, y fusionarse formalmente con el paisaje rocoso de la playa.

El programa arquitectónico se desarrolla tanto en el interior como en el exterior, buscando la eficiencia espacial y funcional, donde el núcleo del proyecto se desarrolla por las zonas de estancia, conectando las zonas privadas a través del patio central y la piscina.

De esta forma se consigue una casa sencilla, estética y de bajo mantenimiento, con capacidad para albergar hasta 15 personas. Los volúmenes son de hormigón en su planta baja, con el fin de orientar y enmarcar las vistas hacia el sur y el este.

En la primera planta, los volúmenes están constituidos por estructuras de marcos de madera y madera de palmera en el exterior, que se usa como sistema de construcción tradicional en las casas de las comunidades costeras.

Debido a las condiciones climáticas, la orientación de la madera de palmera y el uso de mosquiteros, permite la permeabilidad y la ventilación cruzada en el interior.

Además, se crean sombras y transparencias interesantes durante el día y un contraste de iluminación durante la noche, percibiéndola desde lejos como un faro.

La casa unifamiliar se encuentra en una playa popular donde a las familias locales les gusta pasar el día, por lo que era importante hacerla sentir parte del lugar.

La casa no tiene ninguna valla perimetral ni puertas que cierren el patio a la playa. La estrategia ha resultado positiva, ya que permite a los habitantes el contacto directo con la playa, mientras que los visitantes de la playa son bienvenidos a usar la piscina o la terraza, algo que sucede periódicamente a satisfacción de los propietarios. La casa puede abrirse y cerrarse rápidamente para facilitar su uso como casa de vacaciones.

Bautizada con el nombre de una canción tradicional, la “Casa Naila” rinde homenaje a Oaxaca, explorando nuevas posibilidades de cómo habitar la playa respetando el orden natural y social de la misma, usando materiales de la arquitectura rural de Oaxaca.

La técnica tradicionalmente usada en las cabañas de playa, se adaptó para proporcionar una interpretación contemporánea de las técnicas de construcción tradicionales.

Su uso aporta transparencia, permeabilidad que permite la ventilación cruzada y vistas al exterior sin necesidad de ventanas. El suelo está hecho con arcilla y tierra, proporcionan confort térmico para los huéspedes, y dan a los espacios interiores un aspecto natural y fresco.

Al igual que en la cultura oaxaqueña, la cocina juega un papel importante y la estufa está construida en arcilla en línea con la vivienda rural tradicional oaxaqueña.

Arquitectos: www.baaq.net

Deja tus comentarios:

Lost Password