Biopack, las hueveras que se pueden plantar después de usarlas

Artículos

La mayoría de las personas no separan los residuos orgánicos de los reciclables, pero tampoco en la gestión de los residuos hay buenos porcentajes, sólo unos pocos países pueden sacar pecho. Ante estos problemas, además de exigir mejoras a los gobiernos municipales, es necesario reducir la generación de residuos y optar, siempre que sea posible, por la compra de productos de menor impacto ambiental. En este sentido, el diseñador griego George Bosnas propone un envase para los huevos plantable después de su uso.

Bautizada como Biopack, esta huevera tiene una forma más redondeada que el embalaje común. Se fabrica con pulpa de papel, harina, almidón y semillas de legumbres. Después de usar los huevos, el consumidor riega (o puede plantarla en una maceta) y, en unos 30 días, se germinan las primeras semillas. Cero complicaciones. Lo interesante es que, a pesar de no ser una novedad, todavía no vemos el uso industrial del papel semilla a gran escala.

La elección de las semillas de leguminosas es el resultado de su investigación, en la que el diseñador descubrió que el cultivo de leguminosas aumenta la fertilidad del suelo debido a su capacidad para fijar el nitrógeno atmosférico a través del nódulo radicular.

Es una solución simple. Tan simple que puede hacer que alguien se pregunte: ¿por qué nadie ha pensado en ello antes? ¿por qué no es algo que use todo el mundo? No es de extrañar que se concentre en resolver problemas cotidianos con un toque estético. Para el desarrollo del producto, George ganó un concurso de diseño circular.

Vía EcoInventos

Deja tus comentarios:

Lost Password