Borré a mi patán: cómo es superar una relación tóxica, según 6 mujeres

Artículos

Te sientes tan vulnerable que no estás segura si lo vas a lograr, te sientes débil y vacía…

Por Kate Nateras

No es fácil, realmente no es nada fácil. Mucha gente piensa que es un proceso de soltar, dejar ir y estar como nueva, pero no es así. Para soltar debes tener fuerza y valor para aceptar que él te está lastimando; para dejar ir debes ser fuerte para irte y, sobre todo, para no querer volver; y para estar como nueva debes trabajar en tu seguridad y amor propio porque este desequilibrio, en serio te tira y te hunde. No, no es fácil. Es un proceso doloroso, largo y propio, uno en el que debes reconstruirte con mucho amor, abrazarte con mucha ternura, y trabajar en ti con mucha paciencia.

Te sientes tan vulnerable que no estás segura si lo vas a lograr, te sientes débil y vacía, hasta que llega ese día en el que estás cansada de sentirte así, el día en el que quieres hacer algo por ti y por superar todo aquello que te lastimó. Soltar el pasado y crecer, porque sabes que eres lo suficientemente capaz para continuar con tu vida y sanar. 

Testimonio 1

Borré a mi patán: cómo es superar una relación tóxica, según 6 mujeres 1

Primero me sentí devastada, no te sientes a la altura de nada ni de nadie. Después te das cuenta de que hay muchas cosas que puedes hacer por ti misma y sabes que no necesitas estar con alguien para realizarte como mujer. Volteas a ver toda tu vida y te das cuenta de que es bastante buena y que no necesitas nada más, no es necesario tener a un hombre y, en ese momento, así de fácil, borré a mi patán. Una vez que te quitas eso de encima, avanzas y crees en lo que eres capaz de hacer.

Testimonio 2

Borré a mi patán: cómo es superar una relación tóxica, según 6 mujeres 2

Es muy frustrante saber que no eres lo suficiente para que alguien adapte su vida contigo, pero lo es más que él no ha encontrado a esa persona porque sigue siendo un patán. Tiene la oportunidad de estar con una persona que lo puede amar tanto y que no sepa cómo reaccionar por sus miedos. Empecé a verle todos los defectos que tiene, no tiene madurez emocional (no quiero sonar clasista) pero quizá yo valga más por lo que he logrado y él ni siquiera tenga un plan de vida. Confundí todas sus atención, pensé que me trataba bien, hasta que me di cuenta de que no… y lo tomé como un favor el que no me haya aceptado porque entonces habría sido un infierno. Le deseo lo mejor, ojalá encuentre a alguien que verdaderamente quiera y lo quiera. 

Testimonio 3

Borré a mi patán: cómo es superar una relación tóxica, según 6 mujeres 3

Es muy difícil. ¿Es posible? Creo que no lo he hecho, me gusta pensar que sí. A veces me he dado cuenta de que cambio a un patán por otro y no está chido darte cuenta de que te gusta gente así. He intentado identificar las cualidades en común de esos patanes y saber que probablemente es problema de inseguridad mío y del tipo de relación amorosa que creo que me merezco. También es cuestión de miedo porque crees que el patán no te va a lastimar tanto porque muy en el fondo sabes que no es el indicado a diferencia de alguien que te puede querer bonito y de quien te puedes enamorar perdidamente. Eso me dolería más.PUBLICIDAD

Testimonio 4

Borré a mi patán: cómo es superar una relación tóxica, según 6 mujeres 4

He tenido suerte, no me han tocado tan patanes. Una vez estuve con alguien que me juró que nos casaríamos y después me cortó por mensaje. Lo primero que hice fue contarle a mi mamá, el hecho de que mi mamá supiera y me diera su opinión me hizo sentir mejor. Me destrampé mucho, empecé a fumar, pero sabía que eso no era bueno por lo que busqué un hobbie: empecé a hacer ejercicio, yoga, leí libros nuevos y escuchaba podcast y eso me ayudó bastante. Y claro, viajar, después de él decidí conocer muchos lugares y ser libre.

Testimonio 5

Borré todo rastro de su paso por mi vida y corté toda comunicación posible con ella, me enfoqué a mi música y empecé a ser mucho más productiva. Me involucré en encuentros casuales que no tenían futuro pero que eran divertidos, me distraían de pensar en ella. Salí más con mis amigos, los valoraba y aprovechaba el tiempo a su lado, así comencé a relajarme y a estar mucho más tranquila hasta que me di cuenta de que ya no necesitaba de esos encuentros porque ya estaba viviendo mi vida feliz. Pasó mucho tiempo hasta que conocí a alguien y supe que ya no cargaba con el pasado ni sentía dolor, por lo que me permití disfrutar algo nuevo después del duelo y ahora hasta me voy a casar. PUBLICIDAD

Testimonio 6

Borré a mi patán: cómo es superar una relación tóxica, según 6 mujeres 6

Me dolió horrores. Era una persona que me insultaba, para él nunca fui suficiente lo que provocó que mi autoestima y seguridad estuvieran por el suelo. Cuando se fue, me sentía completamente sola, poco amada, creía que lo necesitaba para sentirme mejor. Amo la música, por lo que me consolaba en ella día y noche. No quería llegar a casa por miedo a llorar toda la madrugada y no dormir, evitaba cualquier cosa que me recordara a él. Salía tarde de la oficina para mantener mi mente ocupada y no pensar, al menos no tanto. Tenía episodios de ansiedad cuando me invadía la angustia y la tristeza, la duda de por qué nunca logró quererme como yo a él, por qué no significaba algo en su vida, hasta que dije, ¡basta! Esto no puede continuar así, yo no puedo seguir así, entonces busqué ayuda de una psicóloga y, claro, me propuse trabajar conmigo misma con mucho esfuerzo. Hubieron caídas, incluso más profundas, todavía las hay, pero al menos ya sé qué es lo que no quiero y que, por muy lejos que él esté, no tendría por qué volver. Ya no lo quiero más.

Vía Cultura Colectiva

Deja tus comentarios:

Lost Password