4 señales invisibles de que estás fuera de forma (el dolor de espalda es una de ellas)

Artículos

Por Valentina Esponda

Puedes verte delgado y esbelto, pero aún así estar completamente fuera de forma. También puedes alimentarte bien y tomar suficiente agua, pero quedarte sin aire después de subir unas escaleras. Las señales de que estás fuera de forma van más allá de lo físico, hay algunas que son invisibles y que no imaginarías, pero aquí te las revelamos:

1. Te cuesta dormir

Si no haces mucha actividad física durante el día, es probable que no duermas mucho en la noche porque no gastaste energía. Si tienes problemas para dormir, una buena solución es ir al gimnasio de una vez por todas.

2. Estás de mal humor

Según una entrevista de The List con el entrenador Mohamed Elzomor, «el ejercicio puede hacer maravillas —no solo en el cuerpo, sino en la mente también. La liberación de endorfinas después de una rutina de ejercicio puede ser muy satisfactoria y ayudarte con lo que sea que te tiene mal».

Hacer ejercicio promueve la liberación de endorfinas, las hormonas responsables de los sentimientos de placer y felicidad, que a su vez ayudan a reducir las sensaciones de depresión y ansiedad.

3. Te sientes cansado todo el tiempo

mujeres bostezos 3

BRAUNS/ISTOCK

El doctor Will Cole habló con The List y explicó que, irónicamente, no hacer ejercicio puede provocar fatiga. «Cuando haces ejercicio, tu cuerpo se energiza desde el interior a través de tus células», explicó, «las mitocondrias están dentro de cada célula en tu cuerpo y son las que producen energía. Mientras más te ejercites, más mitocondrias se producen, lo que aumenta la energía».

4. Sientes dolor crónico

«Muchas personas que sienten dolor crónico no se ejercitan por miedo de agravar el dolor», explicó al medio el entrenador Mike Donavanik, «sin embargo, el dolor usualmente es por un estilo de vida sedentario. Si te duele la parte inferior de la espalda, probablemente es porque esa parte no está en forma y el centro es débil. Si tus rodillas te duelen, puede no tener nada que ver con las articulaciones y todo que ver con los músculos que las soportan. Si sientes tensión constante en tu cuello, puede ser porque estás inclinado en tu escritorio mucho tiempo y eso hace que los músculos de tu pecho se tensen y los de la espalda se debiliten, y eso lleva a sentir dolor en el cuello y los hombros».

¿Cuál es la forma de evitar todos estos problemas? Hacer ejercicio, claro. Puede ser difícil adoptar el hábito de ir al gimnasio con frecuencia, pero si encuentras una actividad que te guste, mantener un estilo de vida activo puede ser divertido.

Vía VIX

Deja tus comentarios:

Lost Password