¿Por qué Karla Souza se tardó en hablar sobre el abuso sexual que sufrió?

Artículos

Por Vanessa Mena

Luego de que Karla Souza diera a conocer que fue víctima de abuso sexual, por parte de un director de cine, las redes sociales se inundaron de comentarios sobre el tema. Mientras algunos internautas aplaudieron el valor de la actriz, otros más se dieron a la tarea de expresar opiniones negativas al respecto.

Muchos de ellos criticaron que Souza no denunciara la violación en el momento en que ocurrió. Además, vieron con malos ojos el hecho de que tardó varios años para hablar sobre el abuso del que fue víctima.

Desafortunadamente, este tipo de críticas también son escuchadas por otras mujeres que han sufrido violencia sexual. Lejos de recibir apoyo por parte de algunos miembros de la sociedad, lo que encuentran es una serie de cuestionamientos sobre la manera en que reaccionan a tan traumática situación.

No obstante, cuando una mujer no denuncia inmediatamente el abuso sexual no es por apatía, complicidad o porque esté mintiendo. Detrás de este comportamiento hay una explicación psicológica, misma que busca crear conciencia y empatía entre quienes conviven con la víctima.

Por qué las víctimas de violación no denuncian a su agresor

SIAM.PUKKATO / SHUTTERSTOCK 

¿Por qué una víctima de abuso puede tardar años en hablar sobre el tema?

En el texto Since You Asked, Roy Moore, Here Is Why Victims of Sexual Violence Wait Decades To Come Forward (Desde que preguntó, Roy Moore, he aquí por qué las víctimas de la violencia sexual esperan décadas para avanzar), publicado en Huffpost, la terapeuta y activista Dani Bostick, explica que hay al menos una docena de razones por las que una mujer no expresa en voz alta lo que vivió. Entre ellas podemos encontrar:

#1 Sociedad en contra

Muchas veces, el victimario se encarga de crear una ‘buena imagen’ ante la sociedad, de tal suerte que a muchas personas les será difícil creer que alguien tan ‘agradable y carismático’ sea capaz de cometer un abuso.

La víctima es consciente de que la simpatía de quienes la rodean está del lado del abusador, por lo que de antemano sabe que se enfrentará a una sociedad que no creerá en su palabra y defenderá a su atacante, lo cual la hace sentir inseguro y sin apoyo.

#2 Cuestionamientos innecesarios

Es muy común que tanto la sociedad como las autoridades inviertan tiempo en cuestionar a la víctima, en lugar de que el enjuiciado sea el victimario. ‘¿Qué ropa tenías puesta?’, ‘¿Por qué no estabas en tu casa a esa hora?’ o ‘¿Andabas sola por la calle?’ Son sólo algunas de las preguntas que la víctima tendrá que escuchar y responder. Pero no sólo eso, también será juzgada por sus respuestas, sin importar cuáles sean.

#3 Cercanía

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) una de cada tres mujeres en el mundo ha sido víctima de violencia sexual. De esa cifra, más de la mitad la ha sufrido a manos de un familiar, amigo, vecino, compañero de trabajo o pareja. Es decir, el abusador se encuentra dentro de su círculo social.

Eso significa que en determinado momento la persona tendrá que ver de nuevo a su victimario e incluso convivir con él en reuniones familiares, la oficina, la escuela, etc. Esto provoca que la denuncia sea mucho más complicada, pues probablemente se verán involucradas otras personas, como familiares amigos. La víctima no sólo deberá lidiar con el acosador, también con las opiniones y juicios de las personas cercanas a ella.

#4 El alto precio de la denuncia

Con esto no nos referimos a un costo monetario, sino en la calidad de vida de la persona. Es muy probable que luego de denunciar el abuso -ante la sociedad y/o la justicia-, la víctima se enfrente a la pérdida de su empleo, la falta de apoyo de su familia, disminución de oportunidades profesionales, problemas con sus amistades, daño a su reputación e incluso que su vida corra peligro.

#5 Falta de información

En muchos casos, las víctimas ni siquiera están seguras de a qué instancia deben acudir para denunciar el abuso, pues este tema continúa siendo tabú en la mayoría de las sociedades. Además, se tiene la idea de que si la violación no se da a conocer inmediatamente, dejar pasar tiempo hace que pierda credibilidad y ya no existan pruebas para acusar al victimario.

Por qué las víctimas de violación no denuncian a su agresor

ARTEM FURMAN / SHUTTERSTOCK

Romper el silencio

Cuando una mujer decide hacer público o denunciar ante la ley el abuso sexual del que fue víctima no es porque quiera tener fama, colgarse de un tema de moda o llamar la atención (como cuando la actriz mexicana Michelle Vieth habló sobre la pornovenganza que sufrió hace una década).

En realidad pueden ocurrir diversos factores que provocan que la víctima se arme de valor para contar su historia. Entre estas razones destacan:

#1 Distancia

Cuando una víctima ya no tiene que convivir de manera regular con su abusador, es probable que se sienta un poco más segura en cuanto a su integridad física y su vida. Muchas veces, cuando hay una distancia geográfica entre ellos, la persona considera que ya no corre tanto riesgo al hacer pública la denuncia.

#2 Otras víctimas

Saber que otras mujeres también sufrieron abuso a manos del mismo personaje, las hace sentir que su testimonio ya no será desacreditado. Si otras víctimas del mismo agresor cuentan su historia, es menos probable que la sociedad las señale como mentirosas.

#3 Me Too

Movimientos sociales como el reciente #MeToo ayudan a que las víctimas se sientan escuchadas, comprendidas y apoyadas por otras personas, ya sea que hayan sufrido o no de abuso sexual. Lo más importante es que las mujeres se sienten más seguras al saber que alguien les cree, lo cual les da el valor para levantar la voz.

#4 Apoyo profesional

Muchas veces, las víctimas se deciden a buscar ayuda de un terepeuta o un grupo de apoyo para poder lidiar con el trauma que viven. Esto les permite sanar heridas, elevar su autoestima y comprender que ellas no son culpables del abuso que sufrieron.

Además, la mayoría de ellas deja de sentirse avergonzada por lo que ocurrió. Esto les permite desarrollar la fortaleza para contar su historia e incluso para apoyar a otras víctimas.

Vía iMujer

Deja tus comentarios:

Lost Password