¡Créeme! Estas 7 cosas las disfrutarás más a los 30 que a los 20

Artículos

Por Valentina de Anda

Todas las etapas de la vida son grandiosas, cada una de ellas nos prepara para la siguiente y nos deja grandes enseñanzas. Pero no hay como la tercera década…

Sé que los más jóvenes me dirán que los 20 tienen lo suyo y ellos son muy maduros para su edad, lo cual seguramente sea verdad, pero los 30 años tienen un plus.

Para la tercera década todo lo que podía salir mal, salió mal y de todo ello aprendimos. Es el momento en el que tenemos tiempo, dinero y ganas de aventurarnos a la vida para aprender y remendar nuestros errores. Es la edad en la que no es demasiado tarde para pedir perdón ni demasiado temprano para ser orgullosos.

Es un gran momento y si bien en cada etapa de la vida aprendemos, ¡los 30 vienen con las enseñanzas más fuertes!

1. Nos quedamos con los buenos amigos

razones por las que perdiste a tu amigo

WAVEBREAKMEDIA/SHUTTERSTOCK

Cuando nuestra juventud estaba en pleno auge nos encontrábamos rodeados de personas, que si bien eran agradables tal vez no eran adecuadas para nosotras.

Afortunadamente, a los 30 lo entendimos y decidimos quedarnos con pocos pero buenos amigos

2. Seguimos nuestro camino

Salir debajo del ala de nuestra familia era demasiado difícil porque teníamos muchos miedos e inseguridades. Hoy la idea de aventurarnos y hacer nuestro propio camino nos apasiona.

3. Tenemos nuestro propio estilo

A los 20 nos preocupábamos por cómo nos verían los demás, qué dirían de nosotros e intentábamos caerles bien a todos.

Sin embargo, 10 años más tarde creamos nuestro propio estilo en el que nos importa muy poco lo que los demás piensen de nosotros.

4. Nuestra autoestima es mayor

shutterstock 500547007

RAWPIXEL.COM/ SHUTTERSTOCK

La juventud y las hormonas son una combinación explosiva y es por eso que a los 20 no sabemos lo que queremos o no nos animamos a ir por ello; sentimos que no somos lo suficientemente buenos como para conseguirlo.

A los 30 la vida cambia y conocemos nuestro verdadero potencial, por lo que nunca dejaremos de ir detrás de nuestros sueños.

5. Tenemos más amor propio

Durante la segunda década de vida nos cuesta mucho aceptar lo que somos. Muchas veces, nos culpamos por tener cierta “debilidad” o cierto rasgo físico que nos avergüenza.

Pero los años nos dan la sabiduría necesaria para aceptarnos y amarnos como somos, con todo y defectos.

6. Elegimos a las personas que nos rodean

A los 20 nos cuesta mucho liberarnos de las personas tóxicas por miedo a tener problemas o por miedo a quedarnos solos.

A los 30 años la soledad no es un problemas sino un placer, preferimos estar solos antes de estar rodeados de personas que no valen la pena.

7. Medimos mejor nuestras emociones

relacion fuerte15

RAWPIXEL.COM/SHUTTERSTOCK

Las lecciones de amor a los 20 las aprendimos a los tropezones, lo que dejó como saldo muchos corazones rotos.

Sin embargo, los años nos dan la posibilidad de saber qué queremos en una relación de antemano para evitar desilusiones y golpes fuertes. Aunque en temas del amor no hay nada asegurado, a los 30 simplemente medimos mejor nuestras emociones.

Como dicen por ahí, más sabe el diablo por viejo que por diablo y es verdad. La experiencia, los aprendizajes y las caídas nos ayudan a prepararnos mejor para lo que está por venir. Y parece ser que a los 30 la mayor cantidad de lecciones están aprendidas y por eso disfrutamos de la vida al máximo.

Vía VIX

Deja tus comentarios:

Lost Password