Entre corazones y memes

Artículos Así son los valores Clasics FM

Una vez que llega el mes de febrero, e incluso desde antes, vemos por muchas partes, especialmente comercios, diferentes objetos, golosinas, peluches, generalmente en los clásicos colores de tonos rosa o rojo.

Después del día de reyes, el siguiente salto para demostrar cariño es el 14 de febrero.

Y es que el pretexto es lo de menos, anteriormente, San Valentín era la palabra utilizada para esta celebración. Actualmente es común escuchar expresiones como Día del amor, Día de la amistad, Día de los novios y otros semejantes.

Todos ellos, indudablemente para resaltar esa capacidad del ser humano de expresar lo mejor de nosotros mismos. Sobre todo con aquellos que están cercanos y con los que tenemos el deseo de fortalecer nuestras relaciones.

“El ornato de una casa son los amigos que la frecuentan.” – Ralph Waldo Emerson


En este escrito la intención es destacar la relación humana de amistad. Uno de los grandes autores de habla inglesa, sin lugar a dudas es Ralph Waldo Emerson, y en uno de sus escritos el aseguraba que “El ornato de una casa son los amigos que la frecuentan”.

Y por supuesto que esto se aplica muy bien a los hogares mexicanos. Somos muy “amigueros”, como se dice por ahí. Cualquier pretexto nos induce a compartir algún tiempo con los amigos. Un desayuno, una comida, una cena o simplemente el vernos para tomar alguna botanita, conversar y pasar un buen rato, como las reuniones para ver un partido de nuestro deporte favorito.

Y es que en verdad, no podemos vivir sin las amistades. Casi es seguro que los mejores momentos de nuestra vida, son los que hemos pasado con nuestros amigos.

Ya el sabio Salomón lo decía en uno de sus proverbios: “Algunas amistades se rompen fácilmente, pero hay amigos más fieles que un hermano”.

Y, ¿por qué nos gusta tener amigos? O dicho de otra manera, ¿realmente tenemos necesidad de los amigos?

Veamos algunas características que nos hacen disfrutar de la amistad:

Compasión:


Si hay alguna persona a la que podemos acudir en esos momentos de tristeza, aflicción o desánimo, con la seguridad de que nos va a atender. En mi caso, inmediatamente puedo pensar en Alfredo. Y aunque no me entienda,  porque tenemos diferencia de preparación académica, condición económica, incluso de tendencias políticas, se compadece, porque es mi amigo. Y con dos o tres frases, quedo más tranquilo.

Paciencia:


Y vaya que en algunas ocasiones, se necesita esa virtud. Recuerdo las ocasiones en las cuales he recibido largas llamadas por teléfono a medianoche o casi de madrugada. Pero no pesa, es decir, no me molesta, porque el que llama es Carlitos, mi amigo, y sé que cuando yo le llamo, también está listo para escucharme, aunque no tenga la solución a mis problemas.

O también Rocío, con toda una carga de problemas, muy difíciles de llevar. Algunos ella misma se los ha provocado, incluyendo su habituación a la bebida, pero si soy su amigo, no puedo juzgarla, ella acude conmigo a cualquier hora, porque somos amigos.

Optimismo:


A veces deseamos emprender una nueva aventura, un cambio de trabajo, un cambio de carrera, un cambio de casa. Y claro, los que no son nuestros amigos, inmediatamente pueden empezar a ver el lado negativo del cambio. Y comienzan las advertencias, “¿por qué?”, ¿para qué?, “¿estás loco o loca?”, “mejor no lo hagas, mira a tal o cual persona, eso le pasó por andar experimentando.

Sin embargo, el verdadero amigo, puede analizar el cambio, sin embargo, también ve el lado positivo de las cosas, es decir, puede ser optimista y contagiarnos.  Se pone en nuestro lugar.

Lealtad:


Por supuesto, el amigo, o amiga, por supuesto, que es verdadero, nos va a demostrar esa relación en cualquier momento, sin importar las circunstancias. Es capaz de guardar un secreto. Es capaz de defendernos frente a la agresión o la mentira. Es capaz de ponerse en nuestro lugar.

Y cuánto se necesita de esta cualidad. En una sociedad donde es fácil ceder ante la oportunidad de “pisotear” a otros. El espíritu de competencia puede mal interpretarse y conducir a traicionar a otros. Pero los amigos son leales, independientemente de las situaciones a las que se enfrenten.

Cada uno podemos añadir alguna otra característica que consideremos necesaria para tener una verdadera amistad. Sólo menciono las anteriores por razones de espacio y por considerarlas dentro de las más importantes.

El desafío ahí está, necesitamos amigos, pero también debemos estar dispuestos a serlo.

El desafío ahí está, necesitamos amigos, pero también debemos estar dispuestos a serlo. Y claro, aprovechemos la oportunidad para recordarlo a través de tarjetas, virtuales por supuesto. También GIFs, Ya no se diga de algún corto video. Pero también, incluso a través de los creativos memes.

Deja tus comentarios:

Lost Password