Si mañana eres uno de los afectados que se quedarán sin Internet, te decimos qué hacer

Artículos

Por Lilian Pérez

Si este 11 de octubre no logras entrar a tu página de Internet favorita (sea cual sea, no te juzgamos), o te mandan un enlace que no se abre por más veces que lo intentes, no te preocupes. No será tu culpa, sino que se deberá al traspaso de la KSK de la zona raíz llevado a cabo por la ICANN.

¿El qué de la qué de qué?

En cristiano, por favor

Un nombre de dominio es, válgame la redundancia, el nombre que recibe un sitio web y que lo distingue entre todos los demás. El sistema de nombres de dominio (DNS por sus siglas en inglés) es la jerarquía que “guarda” todos los nombres de dominio, los cuales son utilizados por todos los dispositivos que se encuentren conectados a una red IP. La más conocida de ellas, es el Internet.

Por ejemplo, si no existiera el DNS, cada que quisieras entrar a Facebook, tendrías que buscar la red social por su número de IP. La ventaja del DNS para nosotros los mortales, es que simplemente podemos escribir “facebook.com” en la barra de direcciones y listo.

El encargado de establecer esta relación entre IP y nombres de dominio es la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números de dominio (ICANN en inglés). Otra de sus funciones es administrar el sistema de servidores de raíz. Un servidor es el traductor que convierte nuestras palabras humanas en direcciones IP.

¿Entonces el 11 de octubre QUÉ va a pasar?

Como explicó la ICANN en un comunicado oficial, el 11 de octubre se implementará el traspaso de la KSK de la Raíz (Root Key Signing Key Rollover). Lo que esto quiere decir es que en ese día se cambiarán, por primera vez en la historia, las claves antiguas por unas nuevas.

Esto se realizará con el objetivo de actualizar el sistema y que las personas puedan seguir usando el Internet con la confianza de entrar a los sitios a los que sí desean ingresar, y que no terminen en alguna página falsa o fraudulenta.

¿Me tengo que preocupar?

La respuesta breve es: no. A quienes más les interesa este suceso es a los dueños de servidores públicos y privados. E incluso así, la gran mayoría de ellos no se verán afectados. La ICANN estima que el 99 % de ellos “saldrán ilesos” durante el cambio.

Así que, en caso de que entres a una página web que resulte ser parte del 1 % de servidores que podrían tener problemas con el traspaso, no te quedará de otra más que intentarlo de nuevo minutos más tarde. Los efectos podrían presentarse incluso en las próximas 48 horas. Pero eso no significará que la página desaparecerá por siempre y para siempre, ni que el mundo está a punto de entrar en un futuro post-apocalíptico sin Internet.

Vía VIX

Deja tus comentarios:

Lost Password