Conoce la misteriosa ciudad subterránea que abrigó a cerca de 20.000 personas

Artículos

Por Ruth Lelyen

Que existen lugares construidos por el ser humano debajo de la tierra no es novedoso, pero que uno de estos sitios sea una ciudad subterránea que abrigó a cerca de 20.000 personas y que su salida al exterior pueda dar a la casa de cualquiera parece una escena de un guion fantástico. Sin embargo, es la pura realidad.

En la región turca de Capadocia, se encuentra Derinkuyu, la ciudad subterránea más grande del mundo. Fue descubierta en 1963 precisamente cuando el dueño de una vivienda demolió las paredes de su sótano.

Derinkuyu, la ciudad más profunda en la historia humana

tasvir

A post shared by Cappadocia News (@gezegenin_yerlisi) on

Aunque en Capadocia hay muchas localidades subterráneas cavadas en la roca volcánica que abunda en la región, Derinkuyu resulta un caso extraordinario porque se extiende a más de 76 metros de la superficie terrestre y tiene 18 pisos, lo que la convierte en la ciudad más profunda en toda la historia humana.

La metrópoli posee 600 puertas que conducen a la superficie, así como todos los espacios usuales en este tipo de construcciones, tales como establos, bodegas, iglesias, comedores, escuelas, entre otros. Por otro lado, contiene más de 15.000 conductos de ventilación que proveían a sus habitantes del aire fresco necesario en las profundidades del lugar.

No se cree que se usara para vivir de manera vitalicia, sino para resistir a ataques. Por ello, albergaba un número elevado de personas y animales domésticos que debían permanecer escondidos por un período de tiempo determinado.

¿Quiénes construyeron Derinkuyu?

Los historiadores manejan dos hipótesis sobre quiénes construyeron Derinkuyu:

  • Los frigios, un pueblo indoeuropeo que vivió entre los siglos VIII y VII A.C.: cuando la población se convirtió al cristianismo durante el período romano, comenzó a construir capillas subterráneas, pero el lugar tenía también un uso de refugio para escapar de la persecución romana.
  • Los antiguos hititas de Anatolia durante el siglo XV A.C.: la usaban para esconderse y huir de los enemigos invasores de la época.

En cualquier caso, se sabe que la ciudad tuvo un florecimiento durante el período bizantino. Los árabes musulmanes la utilizaban como refugio durante las guerras árabe-bizantinas desde el año 780 hasta 1180. Los túneles que conectan todas las ciudades subterráneas de la región se construyeron justamente en este momento.

La vida en la ciudad subterránea de Derinkuyu

Para quienes padezcan de claustrofobia, la ciudad subterránea de Derinkuyu no luce como el alojamiento más agradable del mundo. Pero pensemos en poblaciones que pueden ser invadidas o simplemente perseguidas por tener creencias diferentes: debió constituir un refugio ideal que les daba esperanza sobre el futuro.

Y ya que estaban allí abajo, probablemente intentaron que la vida fuera lo más cómoda y segura posible. Las puertas eran bloques redondos de piedra con un peso de aproximadamente 450 kilogramos que se deslizaban desde adentro y se cerraban en caso de que apareciera algún intruso que pudiera acceder.

Ходор! . Hodor! Продолжая тему христианства, стоит отметить, что на заре его появления люди, будучи язычниками, недолюбливали тех, кто молился какому-то там Иисусу. Поэтому христиане и прятались, а прятались они вот в таких подземных городах по 65 метров в глубину(из них оборудовано для посещения всего 8 этажей). Города полностью автономны, школы, церкви, холодильные камеры и даже лифт. А чтобы решить проблему сообщения между подобными городами они вырыли тунель длинной 21км. Он к сожалению закрыт, так как не имеет практического смысла в наши дни.

A post shared by Gachmin Eugene (@cka3kaa) on

Numerosos pozos proveían a la población de agua potable. Había habitaciones comunales donde se replicaba la vida de la superficie allá abajo en las profundidades. Los desperdicios se almacenaban y eran llevados arriba para deshacerse de ellos a la menor oportunidad.

Extensas redes de túneles y pasillos conectaban a las familias y a la ciudad en general, de manera que se podía llevar una vida social normal, incluyendo las jornadas de trabajo y el culto religioso.

Tuneles subterraneos de Derinkuyu 02

ISTOCK/THINKSTOCK

Lámparas de aceite, tiendas, tanques de agua, lugares para los muertos, todo esto y más formaba parte de la vida en la urbe, que intentaba continuar con el ritmo de la cotidianidad hasta que se pudiera regresar a la superficie.

Como era de esperar, la ciudad subterránea de Derinkuyu se convirtió en una atracción turística en 1965, cuando abrió sus puertas al público. Es cierto que no están disponibles todos los niveles, solo 8 de los 18 pueden ser visitados, pero parece un maravilloso modo de confirmar la capacidad que tiene el ser humano de adaptarse a las distintas circunstancias de la vida.

¿Qué te parece? ¿Nos damos una escapada?

Vía VIX

Deja tus comentarios:

Lost Password