“Casa de Muñecas”, de Henrik Ibsen, pone bajo la lupa la miseria humana

Así es la Noticia Lázaro Cárdenas

Ciudad de México.- El temor al rechazo, la falta de autoestima y la normalización de la violencia son temas analizados en el montaje “Casa de Muñecas”, que anoche inició su segunda temporada en el Teatro Helénico, en el sur de esta ciudad.

El montaje es uno los más grandes clásicos del teatro de Henrik Ibsen (1828-1906), considerado el más importante dramaturgo noruego y uno de los autores que más han influido en la dramaturgia contemporánea; padre del drama realista moderno y antecedente del teatro simbólico.

Está basado en cómo la actual sociedad capitalista cuya premisa es que el éxito o el bienestar tienen que ver con un estatus económico, con un estatus material, donde aparentemente las relaciones están bien, si materialmente estamos todos bien.

El texto de Ibsen profundiza en temáticas como la liberación, en el reconocimiento de sí mismo del personaje principal, Nora, quien toma una serie de decisiones que la encaminan a dejar atrás lo que ha sido y a dejar de estar detrás de máscaras que se ha ido fabricando.

Bajo la dirección de Mauricio Jiménez, arranca cuando Nora, quizá el primer personaje feminista de la dramaturgia europea, se dispone a celebrar la Navidad al lado de su esposo Torvaldo Helmer, quien acaba de ser nombrado director del banco donde trabaja.

Sin embargo, cuando se descubre que Nora tiene una deuda que adquirió para enfrentar los problemas de salud de su esposo, el mundo idílico del matrimonio se derrumba.

En la historia, Nora es una esposa complaciente con Torvaldo y una madre amorosa con sus tres hijos, mientras Torvaldo la protege y consiente como a una niña incapaz de valerse por sí misma.

En escena, un piano, un árbol de navidad, un pequeño comedor y un sillón, todo visible a través de una casa en forma de jaula, ambientan el desarrollo dramático de este montaje que hace una crítica fuerte al sistema capitalista y patriarcal.

Se apoya en otros tres personajes que llevan la obra de un lado a otro y atrapan al espectador con el relato de Ibsen que desentraña la miseria humana y la expone de una manera brutal y divertida a la vez.

En el montaje, que estará en cartelera hasta 4 de febrero, actúa Moisés Arizmendi, Erando González, Olga González, Francisco Mena y Andrea Salmerón.

Vía La Voz de Michoacán

Deja tus comentarios:

Lost Password