Combatir el odio con arte: Berlín transforma mensajes negativos en obras hermosas

Artículos

Por Valentina

El arte ha sabido ser un vehículo para manifestar una idea, generar una opinión o transmitir un mensaje.

Si bien el arte callejero puede asociarse con la desobediencia o la resistencia, muchas veces buscar concientizar, alegrar o ayudar a las personas.

La violencia política de extrema derecha en Alemania ha aumentado en los últimos años, en forma de reacción ante el gobierno por admitir a más de 1 millón de refugiados.

El arte como respuesta


La iniciativa fue de Ibo Omari, un graffitero que está transformando las esvásticas en flores con aerosol.

Su proyecto llamado «Paintback» comenzó cuando un hombre se acercó a la tienda hace unos años buscando pintura en aerosol para cubrir una esvástica en una plaza.

Él decidió ir por su cuenta y transformó la esvástica en un mosquito. Luego de eso, amigos y vecinos comenzaron a alertarlo de la presencia de más símbolos, y así se inició el proyecto. Muchos otros artistas callejeros alemanes se han unido desde entonces a este movimiento que busca combatir el odio con arte.

Incluso, con la ayuda de los demás artistas, Omari ha logrado alterar 2 docenas de esvásticas desde que comenzó su proyecto en 2015. «Queríamos responder con amor y felicidad. Tomamos su mensaje negativo y hacemos algo hermoso», explicó.

Para Omari, el aumento de odio contra los inmigrantes es algo que toma muy personal, debido a que sus padres son refugiados que huyeron de Líbano durante la guerra civil y llegaron a Alemania.

Educando a los adolescentes

Para esta iniciativa, Omari también ha reclutado a jóvenes de un grupo sin fines de lucro, Die Kulturellen Eben, que involucra a adolescentes alemanes e inmigrantes en diferentes actividades como el arte callejero, el break dance y el hip hop.

Para este proyecto, primero practican la transformación de las líneas rectas de las esvásticas en imágenes divertidas, desde un cubo Robix hasta un búho o personas besándose. Luego piden permiso a los dueños de las propiedades para transformarlos.

Su trabajo con adolescentes es muy importante. Para muchos de ellos los símbolos de odio no pertenecen a Berlín, una ciudad que se destaca por ser abierta al mundo.

This was made from a sw*st*ka sprayed on the wall. #PaintBack ❗️#IBoOmari by @betta23786

A post shared by Sérgio Simão (@sssergiosimao) on

Si bien esta no es la primera iniciativa que busca convertir estos símbolos en algo más lindo, es sin duda una excelente manera de transformar la ciudad y transmitir un mensaje de amor y tolerancia.

Vía VIX

Deja tus comentarios:

Lost Password