El Búho Sonriente: Pequeñas mentiras

Artículos Clasics FM

Por Linette Cozaya

El primer libro que leí de Liane Moriarty fue “El Secreto de mi Marido”, y, como dice mi invitación a que lo lean, es una novela fantástica, tanto, que me dejó con ganas de leer más de esta autora, así que cuando me topé con “Pequeñas Mentiras” (Big Little Lies) en la librería, no dudé un segundo en comprarlo. Después de eso, lo dejé en mi librero por algunos meses, tenía que terminar de leer “El País de las Sombras Largas”, “Eso” y “Las Hermanas Romanov”, volúmenes que pronto les invitaré a leer también, así que me apuré para poder comenzar con el de Moriarty, que aguardaba pacientemente aún envuelto y con el precio.

No me duró nada, lo terminé en menos de dos semanas. ¡No quería, ni podía, soltarlo! Puedo decir que me gustó incluso más que el anterior que había leído de Moriarty. Los personajes son tan reales, tan humanos y creíbles que puedes identificarte con cualquiera de ellos, o con partes de lo que sienten, piensan o viven.

La historia gira alrededor de tres personajes: Jane, Celeste y Madeline, tres madres con sus respectivas familias, que se conocen porque sus hijos estudiarán en la misma escuela. Viven en algún lugar de Australia, con la playa literalmente frente a la escuela y frecuentan un café que adoran, entre chismes de madres de familia del colegio y sus problemas y secretos familiares. Algo ocurre en la historia que rompe con su rutina y perfecta vida, desenmascarando sus pequeñas mentiras.

Jane es nueva en el vecindario, es una madre soltera y joven, consternadísima porque el día de orientación su hijo Ziggy (¡vaya nombre…!) es culpado de molestar a otra niña. Ella cree en lo que su pibe dice, que no ha sido él, pero las demás madres la juzgan y hacen dudar, además de prohibir a sus niños jugar con Ziggy, cosa que me pareció horrible y hubo partes del libro que esta situación es tan desesperante y fea que me hizo llorar, es decir, ¿cómo creen que se siente un niño de cinco años cuando sus compañeros de clase le dicen que no pueden jugar porque sus padres lo prohibieron?

Bien, Celeste es una mujer increíblemente hermosa, de esas que ni se esfuerzan, que llama la atención y ni cuenta se da, es amable, linda y despistada. Tiene dos pequeños gemelos que carecen de conducta y les sobra energía. El marido de Celeste se la vive viajando, entonces es intermitente en las reuniones escolares y en la vida de los niños, pero cuando está, son aparentemente la familia perfecta.

Por último, Madeline, la mayor de las tres, tiene tres hijos: una adolescente de su primer matrimonio, y dos pequeños del actual. Es una mujer fuerte, decidida y brutalmente sincera, ella es quien introduce a Jane a sus vidas. Madeline es un muy buen apoyo tanto para Jane como para Celeste, y hace malabares para mantener su vida en orden.

Suenan normales, suenan cotidianas y reales, y lo son. Es una novela muy fácil y rápida de leer, apasionante y entretenida, todo el tiempo te preguntarás qué fue lo que ocurrió, crearás teorías e irás descartando posibles desenlaces. El final de este libro me gustó mucho más que el del primero que leí de Moriarty, porque tengo fijación con los finales felices, y, aunque este no lo fue, por lo menos no es tan terrible como el de “El Secreto de Mi Marido”. Pequeñas Mentiras me dejó asombrada y, definitivamente, con ganas de leer más de Liane Moriarty. Si ya lo leyeron comenten si les gustó tanto como a mí, si no lo han leído, háganlo y no se olviden de comentar. Oh, por cierto, HBO le hizo una serie a esta novela, las imágenes aquí utilizadas son de dicha serie, con Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Shailene Woodley, les contaré cuando la vea…

¡Besos!

Deja tus comentarios:

Lost Password