El Búho Sonriente: Pedro y el Capitán

Artículos Clasics FM

Por Linette Cozaya Otto

¿Alguno conoce a Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia? Nombre largo, ¿no? Desgraciadamente no podemos conocerlo, sólo a través de su extensa obra, hablo de poemas, novelas, cuentos, dramas y ensayos. Mario Benedetti, que nació en Paso de los Toros (Uruguay), un 14 de septiembre en 1920, falleció en 2009, dejándonos también una amplia discografía.

libro-pedro-y-el-capitan-mario-benedetti-narativa-novela-465001-MLM20262026848_032015-F

Sí, suena a que Mario Benedetti hacía de todo, ¿no? Pues sí, hasta fue exiliado, tras un golpe de estado en Uruguay, y se fue a Argentina. Depués se fue a Perú, donde lo detuvieron, deportaron y amnistiaron, para luego instalarse en Cuba. Posteriormente tuvo que irse a España, para volver a Uruguay con su esposa en 1983.

El 30 de noviembre de 1996, Benedeti recibió el Premio Morosoli de Plata de Literatura, por su destacada obra narrativa. Falleció el 17 de mayo de 2009, en su casa de Montevideo, el gobierno uruguayo decretó duelo nacional y dispuso que su velatorio se realizara con honores patrios en el “Salón de los Pasos Perdidos” del Palacio Legislativo.

Una de las obras más destacadas de Benedetti, es Pedro y el Capitán, un drama teatral que escribió en 1979. Lo sé, no suena interesante leer un drama teatral, a muchos les incomoda o simplemente no les gusta el estilo, leer el nombre y el diálogo, las acotaciones, pero este drama es diferente, es corto, rápido y súmamente interesante.

Benedetti define esta obra como “una indagación dramática en la psicología de un torturador. Algo así como la respuesta a por qué, mediante qué proceso, un ser normal puede convertirse en un torturador.”, y sí, la verdad es que no podría definirlo mejor. Es demasiado interesante el juego de los únicos personajes, ya que los demás son sólo menciones, como la familia de Pedro, la del Capitán, otros buscados y más torturadores.

032

El hecho de Pedro deshacíendose físicamente a la vez que el Capitán se desmorona psicológicamente, hace que el lector sea partícipe del drama directamente, sintiendo pena y admiración por Pedro, vergüenza y lástima por el Capitán. Viviendo en un sistema donde poco a poco se deshumaniza un torturador, rogando por información al torturado, sólo para poder justificar un poco la brutalidad de los castigos. Es un libro verdaderamente corto, les juro, lo he leído tres veces ya. La última vez fue el jueves pasado, ¡en un ratito! Léanlo, en serio, aquí les dejo el link donde pueden bajarlo y comprobar la mínima cantidad de páginas que tiene, ¿vale?

Disfrútenlo mucho, xx.

Deja tus comentarios:

Lost Password