Retrasar tu alarma ‘5 minutitos más’ puede causarte problemas a la salud y no lo sabías

Artículos

Por Ana Carolina

Tu teléfono inteligente se ha convertido en prácticamente tu mejor amigo, tu compañero, y hasta tu asistente personal. Desde la primer hora de mañana, tu teléfono se toma la tarea de ser tu alarma y te despierta para levantarte de la cama. Esta función es probablemente una de las más utilizadas en los dispositivos móviles; y dentro de ella, existe la opción de “retrasar” tu alarma, o cómo a muchas nos encanta llamarle: “5 minutitos más, por favor”.

Pero tal vez ninguna considera esto como un mal hábito; sin embargo, investigaciones recientes afirman que el uso constante del Snooze (o retraso de alarma) resulta ser contraproducente para la salud y el bienestar de tu cuerpo y cerebro.

Si no conocías sobre esto, es importante que aprendas a no volver a dejar que tu alarma suene más de una vez; aquí te diremos el por qué.

¡Deja de posponer tu alarma de una vez por todas!

mujer en cama y sabanas blancas y edificios de ciudad

Según el vicepresidente de la Sociedad Española del Sueño, Juan José Ortega, el botón de retrasar la alarma (o Snooze) está asociado con algo conocido como inercia de sueño. Esta inercia de sueño se refiere a un estado de somnolencia (dificultad para despertar y torpeza) y desorientación, la cual se produce después de despertar de manera “brusca”, luego de haber estado en un sueño profundo.

El uso de esta práctica resulta contraproducente, ya que cuando tu cuerpo despierta del sueño de manera inesperada, como comúnmente lo logran las alarmas despertador, el cerebro y el cuerpo confunden esos “5 minutos más” con “falsa alarma, no nos vamos a despertar” y regresa a la tranquilidad del sueño.

Así, después de 5, 10, 15 o 20 minutos más de estar “engañando” a tu cuerpo de que se va a despertar pero no te levantas, tu cerebro acaba más fatigado al momento que sales de tu cama. Es por eso que retrasar tu alarma puede alterar tu propio reloj biológico, así lo afirma el Dr. Juan José Ortega:

“Nuestro organismo se prepara para despertarse dos horas antes de la hora. Primero, se alcanza el pico más bajo de temperatura corporal; luego desciende la melatonina hasta el nivel más bajo, que pasa a las ocho de la mañana, y sube el cortisol”.

mujer rubia acostada en la cama con despertador

En el estado de Arizona, Estados Unidos, se encuentra el Centro de Trastornos del Sueño, donde el director médico Robert S. Rosenberg indica en su pagina web, los dos efectos negativos de retrasar tu alarma:

“Se está fragmentando un sueño adicional, que acaba siendo de poca calidad. También se incita al cuerpo a entrar en un nuevo ciclo del sueño sin tiempo suficiente para completarlo; es decir, se despierta y vuelve a dormir para despertarse 5 minutos después. Y por ello puede ocasionar somnolencia persistente durante el día”.

También afirma que las personas que practican este hábito sufren durante la mañana problemas de concentración. A lo largo del día la capacidad de tomar decisiones se ve deteriorada, así como la memoria y esto produce un daño en general, perjudicando así tu rendimiento.

ASAP Science nos explica esto de forma más sencilla

ASAP Sciene es un popular canal de Youtube donde dos jóvenes biólogos Mitchell Moffit y Gregory Brown explican de manera divertida e interesante el mundo de la ciencia, en materias de física, matematicas y medicina. Así que para uno de sus videos más populares explicaron este fenómeno de “cansancio infinito” gracias a retrasar tu alarma.

“En lugar de preparar al cuerpo para que se despierte, vamos en la dirección contraria. El resultado es que esa segunda alarma te podrá hacer sentir aún más cansado”.

Aunque las alarmas a una hora exacta tampoco son lo más recomendado por los expertos, ya que siguen interrumpiendo abruptamente el proceso de sueño, la mejor recomendación que nos pueden dar es la más natural; es decir, despertar gracias a tu reloj biológico, pero para eso es necesario dormir más temprano.

Y es que en eras pasadas, antes de los selfies y teléfonos inteligentes, el ser humano despertaba de manera natural debido a que tenía una sincronía perfecta entre sus horas hábiles y su tiempo de sueño. Así que volver a esa rutina será la mejor y más fácil solución. Por eso no vuelvas a jugar con tu despertador interno e intenta dormir lo más temprano posible si necesitas levantarte temprano, así podrás librarte de ese horrible botón de “atrasar alarma”; y tal vez gracias a dejar ese hábito logres un cambio positivo en tu vida despertando con más energía por las mañanas.

Vía OK Chicas

Deja tus comentarios:

Lost Password